SOJA NUESTROS VEGETALES

La soja tiene un bajo contenido en ácidos grasos saturados y contribuye a mantener unos niveles normales de colesterol.
La soja es una leguminosa naturalmente rica en proteínas.

Historia de la soja

Los productos de soja se fabrican a partir de las semillas de una planta cuyo nombre en latín es Glycina Maxima.

Esta planta pertenece a la familia de las leguminosas y puede llegar a medir unos 80 cm de altura. Posee unas vainas vellosas que contienen de 2 a 5 semillas: son las habas de soja. En los productos de Sojade utilizamos la variedad de grano amarillo por sus cualidades nutricionales y su sabor.

En Asia, la soja se cultiva desde hace casi 5000 años y tiene un papel protagonista en la dieta desde edades muy tempranas. En Occidente, hizo su aparición a comienzos del siglo XX. En Francia, las regiones donde se cultiva se sitúan en su mayoría en la mitad sur del país.
Además de ser una planta respetuosa con el medioambiente, la soja, gracias a su composición nutricional única en el mundo vegetal, es un alimento que sirve como alternativa a quienes buscan una alimentación sana y equilibrada. A pesar de que todavía no es muy conocida entre los consumidores, la soja es un alimento frecuente en los platos de personas que desean variar su alimentación, integrar proteínas vegetales o para todos aquellos que siguen dietas veganas o vegetarianas.

La soja constituye una parte esencial de nuestros productos y es la materia prima que más utilizamos. Por esta razón, utilizamos soja 100 % ecológica en todas nuestras recetas y productos.

Ventajas nutricionales

PROTEÍNAS DE CALIDAD

Muchas personas creen que la única manera de que su cuerpo obtenga los aportes necesarios de proteínas es comiendo carne. Sin embargo, existe una alternativa al consumo de carne que, además, garantiza el aporte nutricional necesario: se trata de las proteínas vegetales.

En el mundo vegetal, las proteínas de soja presentan la composición más interesante, puesto que contienen 8 aminoácidos esenciales. Los alimentos de soja son, por tanto, una buena fuente de proteínas, complementaria a la de los cereales.

Según un estudio realizado por Sojaxa, nuestra alimentación actual da prioridad a las proteínas animales, que representan dos tercios de nuestro aporte proteico total. De manera ideal, la proporción entre proteínas animales y vegetales debería estar equilibrada, lo que significa que tendríamos que aumentar el consumo de estas últimas.

La diversidad de los alimentos a base de soja llega en el momento oportuno para ayudarnos a aumentar la cantidad de legumbres, y en particular de proteínas vegetales, en nuestros platos.

LÍPIDOS DE CALIDAD

La soja contiene pocos ácidos grasos saturados (que, a menudo, en nuestra dieta son excesivos) y aporta ácidos grasos insaturados y poliinsaturados (entre ellos, los ácidos grasos omega-3) que nuestro organismo no puede fabricar y que muy a menudo escasean en nuestra dieta. Actualmente, se sabe que una alimentación pobre en grasas saturadas contribuye a mantener unos niveles de colesterol normales.

Atención: No hay que confundir las habas de soja con los brotes o germen de soja

Al tratarse de alimentos de origen vegetal que no llevan ingredientes procedentes de la leche, los productos de soja no contienen lactosa, lo que favorece su digestibilidad para las personas que son intolerantes a este tipo de azúcar.
Los productos de soja no contienen proteínas de leche, lo que los convierte en una alternativa para las personas alérgicas a este tipo de proteínas.

Nuestra experiencia con la soja

Fabricamos productos de soja desde hace 25 años. Además, tenemos nuestra propia industria de soja francesa, garantizada sin OMG.

Una vez que se han recolectado las habas de soja, estas se transportan a nuestra fábrica de Noyal-Sur-Vilaine, en Bretaña.

La siguiente etapa del ciclo de producción consiste en preparar el jugo de soja, para lo cual se mezclan las habas con agua directamente extraída del lugar de producción.

Preguntas frecuentes

¿Cuáles son los beneficios para nuestra salud de las isoflavonas de la soja?

Las habas de soja, al igual que muchos otros vegetales (legumbres, patatas, cebollas…) aportan en su estado natural polifenoles que ayudan a las plantas a defenderse de las agresiones externas.

En la soja, los polifenoles son las isoflavonas, principalmente la daidzeína y la genisteína. Su estructura, muy parecida a la de los estrógenos, les permite unirse débilmente a los receptores de estrógenos. De aquí las dudas que han surgido a propósito de su papel fitoestrogénico, en concreto las relacionadas con una posible influencia en el riesgo a desarrollar cáncer de mama.

Estudios científicos internacionales explican que, desde un punto de vista biológico, las isoflavonas tienen una actividad estrogénica 1000 veces menor que la de los estrógenos, y por lo tanto no representan ningún peligro para la salud.

¿Es cierto que la soja es perjudicial para la salud?

La respuesta es muy sencilla: no, consumir soja no perjudica la salud. A pesar de que algunas organizaciones señalan la peligrosidad de la soja, los estudios confirman que consumir soja no entraña ningún riesgo para la salud.

¿La soja aumenta el riesgo de padecer cáncer?

En absoluto. De hecho, las investigaciones que se han realizado al respecto muestran lo contrario. Un estudio llevado a cabo por la Escuela de Salud Pública de Harvard indica que la soja permite reducir más de un 60 % el riesgo de padecer cáncer de próstata.

Los fitoestrógenos que contienen las habas de soja poseen numerosos efectos anticancerígenos, especialmente en los casos de cánceres de próstata y estómago.

En lo que respecta al riesgo de cáncer de mama relacionado con el consumo de soja, a menudo escuchamos decir que la soja aumenta el riesgo de padecer este tipo de cáncer en mujeres. ¿Y por qué? Esto se debe a que la soja contiene isoflavonas (sustancias fitoestrogénicas), las cuales tienen un efecto similar al de los estrógenos que produce el cuerpo y que pueden ser los responsables del desarrollo de cáncer de mama. Sin embargo, consumir soja no aumenta en absoluto el riesgo de desarrollar este tipo de cáncer, sino al contrario: la soja desempeña un papel protector en el organismo.

A pesar de todo, ¿el consumo de soja puede suponer un riesgo para la salud?

El consumo de soja no representa ningún riesgo particular, excepto si padeces algún tipo de alergia alimentaria. En este caso, la soja puede compararse con la carne, los cacahuetes, la lactosa, el chocolate, etc.

La diferencia reside en la calidad de la soja que consumamos o con la que se hayan preparado los productos a base de soja. Algunas variedades de soja que están genéticamente modificadas sí pueden entrañar un riesgo para la salud, por eso Sojade garantiza que la soja utilizada en sus productos es francesa, natural y completamente libre de OMG.